TIEMPO

Tenemos el mismo tiempo, aunque lo usemos diferente. Tenemos el mismo tiempo porque las horas transcurren igual para quien tiene mucho y para quien tiene poco que hacer con ellas.

El mismo reloj marca y avanza los mismos segundos de la misma manera en las diferentes agendas.

Unos corren entre un pendiente y otro pensando que parar es un desperdicio de su alabado tiempo, otros entienden que aprovecharlo no es explotarlo, sino disfrutarlo.

Y es que no estamos para el tiempo, el tiempo está para nosotros. No vivimos para ajustarnos al tiempo, vivimos marcándolo para ver y entender el avance; para aprender del pasado, actuando en el presente pensando en congruencia con el futuro que queremos.

Sin darle muchas vueltas. No vinimos a estar contrarreloj, no vinimos a pensar en las horas que quedan hoy para llenarlas con la ansiedad de creer que no alcanzan, porque ayer tuvimos el mismo tiempo que el que tenemos hoy y con suerte tendremos mañana.

Vivimos esperando cosas del tiempo pero el tiempo no espera nada ni aguarda por nadie, lo único seguro es que no se detiene, y no pasa nada, aunque pasen muchas cosas, no pasa nada.

A veces seremos más productivos, a veces más reflexivos, pero siempre avanzamos, todos al mismo tiempo y a diferente ritmo, porque aunque lo usemos diferente, el segundero corre igual para todos y, vayamos más rápido o más lento, siempre tendremos el mismo tiempo.

Andrea.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s