LA PRIMERA FILA.

Tú, siempre vas primero tú. Todos están cansados de escucharte porque crees que todo sobre ti representa el arte, que mereces todos los premios y que todos tienen que amarte.

Lo que te ha rodeado te ha moldeado pero al final tú decides lo que absorbes y lo que no, entonces tu egoísmo es tu culpa. Es tu culpa querer siempre la primera fila, por eso te escribo.

¿No te cansa? No parar de esforzarte por ganar solo tú, cuando la única forma de ganar es haciendo a otros ganar. ¿Te cuento algo? Me he dado cuenta de que querer lo mejor para los demás, ayudarlos y ver cómo gracias a ti han llegado a cumplir sus metas es más satisfactorio que cumplir las tuyas.

Aplaudirles genera eco, un eco que resuena y se repite para que tú lo escuches, y entonces el apoyo que das se parece al que recibes.

Te pregunté cómo defines tu éxito y tu respuesta sobre fama, números y reconocimientos me hizo pensar que entendiste todo mal, por eso te escribo.

No has entendido que a los primeros les toca esperar a los demás, que en esta vida no hay prisa ni se puede reprobar; no has entendido que de los primeros aprenden los segundos y que la experiencia siempre será mejor que adivinar.

Te escribí para recordarte que puedes ganar aunque no se trate de ti, te escribí para que no corras, porque los verdaderos premios de esta vida no se terminan, pero en cambio los asientos de primera fila no se reclinan.

Andrea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s