UN LÍDER MEXICANO.

Como sociedad, no podemos determinar la capacidad y el alcance de un individuo basándonos únicamente en el color de su partido, sería un juicio demasiado arriesgado porque cien millones de mexicanos divididos entre tres o cuatro partidos es una escala demasiado grande.

Esos tres o cuatro partidos solamente son el sistema que la Constitución establece como método para alcanzar el verdadero objetivo, la selección de un líder.

Un líder que se encargue de proponer y ejecutar un plan que nos haga avanzar como país y desarrollarnos como sociedad.

El partido es el medio por el cual ese líder trabaja para lograr un cambio importante. Es el sistema que le propone un camino para impactar y trascender, para darse a conocer e invitarnos a creer en él.

Creer en él dejando de lado su selección de corbata o el color de sus tacones, su nivel socioeconómico y sus alianzas con importantes empresarios. Creer en él como persona, no como afiliado, porque cuando llegue el momento de que nuestro líder nos presente resultados, no nos va a importar de dónde viene, sino a dónde va.

Por nuestra parte, cuando llegue el momento de elegir ese líder mexicano, no votemos por el partido, votemos por el candidato.

Andrea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s