Morir esperando.

Pasa que las personas que queremos a veces no cumplen con la expectativa que nosotros inventamos y el mundo se cae cuando crees que alguien que quieres te defrauda; porque hicieron o dijeron algo que te afectó, aún cuando no fue su intención.

Creo que lo primero es darte cuenta de que nadie que te quiere haría algo con el fin de dañarte. Lo que hicieron, lo hicieron pensando en sí mismos y pensar primero en uno mismo es lo más normal que hay, aunque no sea lo más leal.

Te sentiste traicionado porque crees que tú nunca harías algo así. Siempre está la hipótesis de que en el mismo supuesto tú hubieses actuado diferente; puede ser que si, puede ser que no. A veces no es personal, a veces solo somos daño colateral.

Hoy por hoy, las personas más inteligentes que conozco aprenden por los hechos, no se basan en los versos. Saben que tener expectativas sobre las personas es darles poder sobre sí mismos y que, aunque la decepción es un sentimiento natural, cada quien puede decidir cómo le afectan las noticias y cómo convive con ellas.

Las formas más simples de independencia y libertad pertenecen a los que, sin importar lo que pase afuera, pueden controlan lo que pasa adentro. Observan, permiten, aprenden y avanzan; porque vivir buscando que otros nos hagan felices, piensen primero en nosotros o nos necesiten para vivir, es morir esperando.

Andrea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s