Escritos

Futuro de ayer.

El futuro no es un juego que disfruto jugar, mañana no es un día en el que me gusta mucho pensar.

El pasado es más concreto; risas y cosas de la vida llenan mis memorias, algunas malas decisiones y muchas buenas historias, recuerdos tangibles que puedo describir pero que de nada sirve aferrarme a revivir.

Respirando despacito voy conociendo el futuro que ayer no me dejaba dormir, confiar en mi no es tan difícil como ayer me repetí; pero es más fácil decir que en el aquí y en el ahora prefiero vivir.

Andrea.

A veces.

A veces, mientras más real es el sentimiento es más difícil expresarlo. Al sentir algo tan intenso, nos conformamos con sentirlo; nuestra mente no piensa en expresarlo con palabras porque no alcanzan.

A veces algo nos conmueve provocando un sentimiento inarticulable. Lloramos y reímos cuando el sentimiento se vuelve incontrolable, pero no agregamos palabras porque los sentimientos más reales son inexplicables.

Andrea.

La cobardía.

Mi cobardía siempre te escribe lo que no siempre te dice.

Siempre te piensa aunque nunca lo confiesa

No me mal entiendas… que me quede con las ganas de llamarte, no significa que no quiera escucharte.

Mi cobardía no me deja buscarte por evitarme una mala memoria, por eso ella prefiere el control de nuestra historia. Si tú y yo somos ficción, ella no necesita tu convicción.

Por darle gusto a mi cobardía te escribo lo que no te digo, te pienso pero no te lo confieso. Tal vez un día se irá mi cobardía y en vez de estar en mi mente vivirás en mi presente.

Yo, Alter.

¿Cómo les decimos?

¿Cómo les explicamos que el mundo está sangrando si al final de cada día los adultos terminamos llorando?

¿Cómo les decimos que dejaron de ir a clase por un desastre viral, que la calle no es segura y que otro mes de encierro nos parece tortura?, ¿cómo respondemos a sus preguntas inocentes sin que la respuesta nos suene incongruente?

¿Cómo cuidamos su infancia cuando están rodeados de tanta desgracia?, ¿cómo le hacemos para que aprendan que en el mundo debe haber paz cuando nos ven juzgar todo antes de escuchar?

Estamos enojados porque no tenemos una mejor historia que narrar, pero si algo es cierto es que es peor inventar.

Por ellos y por nuestra tranquilidad, cada adulto en este mundo debería de trabajar por transformar esta historia en una mejor para contar.

Andrea.

Voy a hablar de Taylor Swift.

Voy a hablar de Taylor Swift.

Porque quiero, porque me dan ganas, porque me interesa, porque lo creo relevante. Taylor Swift es una cantante americana que después de 10 años de haber sido alabada, acosada, amada y juzgada por el mundo, se dio cuenta de que tenía una opinión.

Después de que insistentemente le aconsejaran no hacerlo, en 2018 habló de política.

Fue clasificada como una opinión ignorante y comprobó que existe esta idea de que las personas no debemos opinar sobre lo que para nuestra sociedad no nos checa.

“¿Quién crees que eres para hablar de esto?”, son preguntas que callan ideas y opiniones cuando llega a la mesa un tema relevante, que necesita ser hablado, atendido y entendido por todos, independientemente de la profesión o preferencias de cada quien.

Es reprobable creer que sabemos quién puede y quién no puede opinar sobre uno u otro tema, sin embargo, nuestra sociedad tiende a juzgar a quién opina por el hecho de opinar sobre política, ecologismo, racismo, feminismo, o cualquier tema relevante que irónicamente involucra a la misma sociedad.

Sin defender a quien opina a manera de dar una lección sin conocer el tema; defiendo a quienes teniendo una opinión informada se han quedado callados por miedo a ser señalados de inexpertos. Sostengo que cuando damos nuestra opinión debemos estar listos para discutirla y defenderla con argumentos, pero siempre sintiéndonos libres de expresar lo que pensamos sin necesidad de ser valientes y sin esperar que nuestros comentarios causen una tormenta de juicios sobre forma en vez de fondo. 

Así que dejen a Taylor Swift hablar de política y a mi déjenme hablar de Taylor Swift. Dejemos que cada quien apoye las causas con las que se sienta identificado, no solo con las que la sociedad los identifique. Dejemos que cada quien defienda las opiniones que quiera defender, les aseguro que tendremos más de qué platicar.

Andrea.

Abuso Histórico.

Con una bandera falsa de la verdad por muchos años se ha abusado del poder, con empapes de superioridad y apropiación lo que se ha generado ha sido la exclusión.

Hay tanto daño, tanta imposición en nuestra historia, tantas creencias y tantos errores en la búsqueda por la gloria. Hay tantas cosas que se pudieron haber hecho diferente y si se hubieran hecho diferente, quizá tuviéramos todos un mejor presente.

Después de tanta revolución seguimos llegando a la misma conclusión, si se ignora el pasado se olvida la historia, si se olvida la historia no reacciona la memoria.

El abuso del poder seguirá sometiéndonos a los olvidadizos, convirtiéndonos en soldados que cumplan todos sus caprichos; pues hay algo más difícil que aprender: descartar ideologías convenientes y cambiar creencias obedientes, eso significa desprender. Solo quienes se logren desprender sabrán interceder y a ellos mismos y a los demás podrán defender.

Andrea.

Honey.

It started as a coincidence, if you believe in those honey, cause I don’t.

3 seconds and our eye contact had turned into a contract.

Same place, same time… you and I shined like a dime.

They say love and attraction fade, but you and I, honey, I believe it could never be fake.

Our contract was safe even before we knew what was going on, and now we now it will be there until you and I are gone.

I, Alter.

RECUERDOS DE UNA AMISTAD.

Extraño como era antes, cuando era fácil verte, cuando era yo contigo y tú eras conmigo.

Ahora que te encuentro todo es diferente, no se qué cambió y me da nostalgia estar pensando en qué fue lo que nos separó.

No te extraño a ti porque la verdad te tengo coraje, me quitaste a nosotros y aunque no puedo culparte, no quiero culparme.

Pero en fin, siempre he dicho que un millón de cosas pintan mil caminos que a uno o al otro lo vuelven ausente, se nos olvidan la voz, los gestos y los gustos, extrañamos los recuerdos hasta que nos cruzamos de repente y nos acordamos cada uno de que ahora todo es diferente.

Yo, Alter.

Querido Nueve de Marzo.

Querido Nueve de Marzo,

Te escribo porque en cada esquina escucho tu nombre, muchos te apoyan y otros te juzgan porque no te entienden. Tome la pluma para escribirte porque creo que es importantísimo entender quién eres y qué representas.

Creo que entenderte es saber que la situación en México puede hacer que en cualquier momento las mujeres desaparezcamos; puede hacer que, al buscarnos, los mensajes no nos lleguen y nuestro teléfono mande directo a buzón; que así, en un par de horas entre el desayuno y la comida, ya no nos encuentren.

Nueve de Marzo, te escribo para prepararte para el grito más fuerte que daremos, el grito de nuestro silencio; ese que imita el de miles de mujeres que ahora no tienen otra opción.

No se trata de escondernos o de ponernos a descansar, se trata de entender y transmitir el mensaje de lo mucho que valemos las mujeres, para nuestras mismas amigas, nuestros amigos, hijos y esposos; nuestros vecinos y jefes; para nuestros gobernantes y presidente. Se trata de poder preguntarles a ellos y a México ¿que sentirías si yo hoy o mañana ya no puedo estar?

Es importante que entendamos el objetivo profundo y meditado de nuestro movimiento.

Nueve de Marzo, no eres un lunes de spa o una noche de chicas, eres una protesta. Eres un día de luto, eres la expresión de nuestra indignación, eres la cara viva de miles de mujeres asesinadas que no pueden exigir justicia, eres representante de todas las mujeres y niñas que queremos sentirnos seguras y respetadas.

Y creo que es importantísimo que te entendamos.

Andrea.